12 de enero de 2008

Nueva letra del himno, vergüenza nacional

Estamos llegando a un punto en que el amor por la patria es algo perseguido y humillado, mientras que en lugares como Cataluña, Galicia o Vasconia los jóvenes se sienten llamados por una estética de combate atractiva y esperanzadora, los que mueven los hilos en España ofrecen democracia, pluralidad, liberalismo, educación para la ciudadanía, el tomate o multiculturalidad... una gran representación de valores anti-españoles.

Frente a unos y otros necesitamos de una iconografía de hierro, orgullosa, ofensiva, avasalladora, combativa, que imprima terrorismo intelectual y dote al patriotismo de una aureola de raza, de orgullo en donde todos quieran militar. Para eso necesitamos exaltar nuestra historia, nuestros paisajes, mitificar a nuestros héroes, nuestros creadores, nuestras batallas, nuestras armas…

Recuperar, nuestro arte, nuestros guerreros o nuestras gestas, que han sido motivo de exaltación fanática en donde tendremos que edificar nuestros cimientos, y no sobre farsas como esta letra del himno nacional que solo produce en nosotros más odio hacia quien nos manda y más ganas de luchar por nuestra España.

Vamos a intentar que no sufráis la vergüenza que supone leer esta nueva letra del himno nacional, que para nuestra sorpresa no está hecha por un niño de doce años, sino por un jubilado de 52 y vamos a recordar dos letras que nada tienen que ver con la anti-España que buscan muchos.


Letra de José María Pemán:

¡Viva España!
alzad los brazos, hijos del pueblo español
que vuelve a resurgir,
¡Gloria a la Patria

que supo seguir
sobre el azul del mar
el caminar del sol!

Triunfa España,
los yunques y las ruedas cantan al compás
un nuevo Himno de Fe (1)
juntos con ellos cantemos en pie
la vida nueva, fuente
de trabajo y paz.

¡Viva España!,
alzad los brazos, hijos del pueblo español
que vuelve a resurgir,
¡Gloria a la Patria
que supo seguir
sobre el azul del mar
el caminar del sol!


Letra de Eduardo Marquina:

¡Viva España! que es madre de naciones
¡Inmortal Nación! que un mundo descubrió.
Forman tus hijas espléndida corona
que rodea el orbe cual la luz del sol.

Rojo y gualda color de tu bandera
excelsa e inmortal, símbolos serán
de sangre divina, de trigo eucarístico
que siempre tus huestes defenderán.

Pueblos y razas cobija tu bandera
en fraterna unión que nadie romperá
y así tu historia, jamás superada
al fin de los siglos perdurará.

La Cruz y la Espada en santo concierto
son nuestro blasón, forjan nuestra ley.
Todos a jurar defendamos
el que es nuestro lema: "Dios, Patria y Rey".


¡CIERRA ESPAÑA!

3 comentarios:

fede dijo...

Lo siento por el voluntarioso ciudadano... pero su letra es pelín cutre, por no decir que tiene sinsentidos como el de "distinta voz" y de hecho no cuadra fonéticamente con la música, pues en la segunda estrofa falta una sílaba en dos de las frases con lo que no pega ni con moco.

no se puede imponer una letra a la sociedad... y menos encargarlo al viento, como si no hubiese en españa compositores, hombres de letras o historiadores de renombre a los que hacer trabajar en grupo para parir una buena letra.

Y bueno, no creo que sea ya culpa de ese ciudadano que posiblemente lo hizo con la mejor voluntad... problema ya del comité olímpico designando a saber qué grupo de jueces para su elección... no comment, y critica ya de por si a los estamentos que iniciaron la propuesta, pq quien coño es el Comité olímpico para elegir algo tan sagrado?? y la sociedad de autores??? qué coño pinta ahí?? para cobrarnos dinero cada vez que suene??? por favor... que mal huele esto. Una gran cagada en pocas palabras.
A todo esto... el del señor Permán... el mejor.

Arriba España!!!!

blumun dijo...

Estoy de acuerdo en que la letra de Pemán es mejor. Pero tambien digo que el himno a Valencia es el más maravilloso. Soy valenciana y de derechas, pero mi amor por el himno de la región valenciana está a la altura de mi amor por España.
Y la letra de este nuevo H R R O R O S A
Saludos

Javier Ayanotna dijo...

La nueva letra cutre del Himno, si no fuera síntoma de la triste crisis que padecemos, daría risa. En cuanto a los dos Himnos que publicas, creo que el único asumible desde una óptica nacional y revolucionaria es el de Pemán. El de Marquina peca de santurronería beata y de monarquismo rancio.