7 de julio de 2008

Bufones de la corte IV: Ana Rosa Quintana

Porque tan solo una sociedad degenerada y enferma puede permitir que alguien que vendía libros fimados por ella pero hechos a encargo por terceros pueda seguir apareciendo públicamente e incluso erigirse como referente del buen estilo y la moralidad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

menuna zorra

palabra de plomo dijo...

A veces me pregunto si es que no hay ingún profesional más en la televisión o es que tenemos tan poca memoria que olvidadmos todo lo que han hecho estos desgraciados para ganar un durillo más.